La excursión que hoy os propongo la califico de imprescindible si vives o visitas Mallorca. Es una excursión muy popular tanto en el gremio familiar como en el aventurero. Es un recorrido corto para ir con niños, aunque no apto para carritos.

Es preciosa y tiene un encanto especial, yo la llamo la excursión de las hadas del bosque …(si ahora mi ex-jefa me oyera se reiría de mí, porque diría que vuelvo a estar en esos  mundos de yupi donde todo es pajaritos cantando, el sol saliendo…Y es que en esa época mis campañas de marketing eran muy amorosas) 

Es Salt des Freu

Para llegar al inicio de la excursión tienes 2 opciones:

  • Ir de Alaró a Orient. En este caso el inicio de la excursión se encontraría a escasos kilómetros después del pueblito de Orient, a la derecha del camino.
  • Otra manera es ir por Bunyola hacia Orient, en este caso el inicio del camino se encuentra a la izquierda, un poco antes de llegar a Orient.

No tiene pérdida puesto que veréis muchos coches aparcados y un letrero que indica “Santa María – 2.40min”

Una vez llegas y aparcas, inicias el recorrido por un camino colindante a una finca con ovejas. A los niños les encanta mirar las ovejas que allí pastan a sus anchas. De hecho no es raro toparte por el camino con alguna que se escapa y busca su camino de vuelta.

Es Salt des Freu

Al final del camino, tras cruzar una puerta, entras en el paraíso del agua. Un paisaje precioso lleno de charcos y riachuelos que son el mayor atractivo para los enanos. Lo ideal es llevar a los niños con botas de agua para que puedan disfrutar a sus anchas, sobretodo si son pequeños como los míos. ¡Pisar un charco sin la mirada inquisidora de mamá es lo más! Por eso vestí a conciencia a Lía y Alex…traje de lluvia, botas de agua ¡y a chapotear!

Suele ser una excursión muy concurrida, por lo que merece la pena llegar pronto, sobretodo para aparcar cerquita. Nosotros tuvimos la suerte de ir un día de poca afluencia, el 4 de enero, el previo a la Cabalgata de los Reyes Magos, pero aun así había alguna familia y grupos de barranquismo disfrutando de un día en la montaña.

El objetivo de ese día era recoger algarrobas para dejar a los camellos debajo del árbol de Navidad. Es una tradición familiar desde que yo era pequeña. Pero como no encontramos ningún algarrobo, Lía se hinchó a coger bellotas.

Es una excursión que no deja indiferente a nadie. Tiene todos los ingredientes para ser una salida exitosa con niños: fácil, corta y con mucho atractivo y diversión. Osea que ya sabéis, los que no tengáis plan para este fin de semana!

Salt des Freu