El domingo pasado, contra todo pronóstico, nos sorprendió un día muy soleado en Mallorca.

Toni y yo habíamos tenido un cumpleaños la noche anterior y llegamos tarde a casa. Pensábamos dormir toda la mañana aprovechando que los niños no estaban. Pero cuando a las 9am abrí un ojo y vi los rayos de sol que se colaban por la habitación, pegué un brinco ¡era día de excursión! (y más siendo la última oportunidad antes de mi operación de rodilla). Me puse en marcha, hice bocadillos, desperté a Toni y nos fuimos a buscar a los niños.

Como entre una cosa y otra partíamos tarde de Palma, elegimos una excursión relativamente cerca: La Finca pública Es Galatzó.

galatzo1

Nota importante: no permiten el acceso de perros a la finca.

Para llegar al inicio de la excursión hay que ir hacia Capdellá (Calviá). Una vez llegas al pueblo encontrarás indicaciones hacia la finca, es dirección Galilea. A mano izquierda de la carretera encontrareis el letrero indicándolo, y a unos 500 metros está el parking.

Esta excursión es muy fácil y corta. Básicamente es un camino recto de 1 hora de ida de duración, a paso de niños, hasta llegar a la finca. Se puede ir incluso con carrito de bebe, aunque no sé yo lo cómodo que puede resultarle al baby el continuo traqueteo del camino de piedritas!. Pero vamos, vimos más de 2 carritos de bebe.

El punto divertido en esta excursión la ponen las ovejitas. ¡Qué susto nos dieron a nosotros cuando visitamos la cabañita para guardar el trigo!. Parecía que un batallón de guerra pasaba sobre nuestras cabezas. Los niños alucinaban.

galatzo3

Una vez llegas a la finca hay varios merenderos, aunque los bancos que bordean la fachada pueden ser más populares a la hora de descansar y comer ya que da más el solecito.

La finca ofrece baños a los excursionistas, y además una salita donde refugiarse tomando un café de máquina o un refresco (aunque por la cara que puso Toni mejor no comentaré la calidad del café).

En la finca se pueden visitar las albercas donde se prensaban las olivas para hacer el aceite. También hay un corralito con un lago, ocas, gallinas y un cervatillo. A veces está abierto al público, pero ese día no tuvimos esa suerte.

Es la excursión ideal para iniciar a los niños en el mundo del senderismo y probar su aguante… ¡o el de los papis!

galatzo2

galatzo4